La preocupación por el medio ambiente y las acciones que tomamos para cuidar a la Madre Tierra, ha tomado gran fuerza durante estos últimos años. El mundo pareciera estar tomando consciencia de la magnitud del problema y lo que la contaminación y el calentamiento global representan, para las futuras generaciones; promoviendo la búsqueda de diversas acciones que nos permitan ser más amigables con el planeta. 

En ese sentido, la arquitectura y la construcción, son parte fundamental en la creación de diseños y propuestas eco sustentables. Actualmente existen diferentes proyectos e iniciativas globales que no solo contemplan la parte ecológica, sino también, la innovación en propuestas para solucionar problemas ambientales y reducir el impacto de nuestra huella.

Planificación Urbana

México, es uno de los países en donde dicha concientización e innovación ha logrado traspasarse a acciones. Tal es el caso de “EcoCasa de México”, un programa innovador con alto impacto social, económico y ambiental, creado por el gobierno mexicano desde el año 2013. Dicho programa ha permitido financiar la edificación de más de 70 mil viviendas con estándares de construcción sustentables y de eficiencia energética, ubicados en entornos adecuados, lo que ha permitido aminorar más de 1.8 millones de toneladas de CO₂.

Si nos vamos al panorama mundial, existe un premio conocido como Pergamino de honor de ONU-Habitat, el cual fue lanzado en el año 1989, para reconocer las iniciativas que han realizado contribuciones sobresalientes en el campo de la urbanización sostenible. Este año, “EcoCasa de México” fue reconocido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ya que impulsa y promueve un hábitat sustentable, de tal manera que dicho proyecto fue galardonado con uno de los cinco Pergaminos de Honor durante las celebraciones del Día Mundial del Hábitat 2020, el pasado 5 de octubre de 2020. El tema de este año fue: “Vivienda para todos: un mejor futuro urbano”.

La constante búsqueda de nuevos proyectos innovadores que sean más amigables con el medio ambiente, ha sido tendencia en todo el mundo, tal como se vive a las afueras de Copenhague, en la localidad de Brøndby Haveby, Dinamarca, donde existe una nueva tendencia inmobiliaria, la cual propone una iniciativa de planificación urbana verdaderamente única y ecológica, conocida como ciudad jardín circular, la cual consta de grupos de casas que están estratégicamente dispuestas para formar círculos con los parkings en la corona central y huertos, cuyo objetivo principal es vivir alejados de la gran ciudad, permitiendo a sus habitantes consumir productos ecológicos de primera mano.

La idea es que cada casa tenga un patio delantero común, que permita la vida social produciendo los alimentos para la comunidad, lo que a su vez, permite a los residentes estar rodeados de vegetación y disfrutar de la tranquilidad, lejos de la ruidosa y ajetreada vida de la ciudad.

Grupo Colorines Ecológico

Proyectos como los anteriores, los cuales tienen como objetivo motivar a otros en sus acciones, generando un impacto social, económico y ambiental positivo, en conjunto con nuestro compromiso con la Madre Tierra; han servido de inspiración para crear nuevos desarrollos bajo un esquema similar. Y el estado de Yucatán, es pionero en la región. 

Al respecto, Grupo Colorines se vislumbra como uno de los promotores inmobiliarios más comprometidos con el estilo de vida eco sustentable, que permita a las personas convivir en armonía con la naturaleza. 

Alejandro Granja Peniche, Director Comercial del Grupo Colorines, expresa que actualmente los negocios deben estar enfocados a favor de la vida, a favor de la Madre Tierra. “Todas las tendencias digitales, de negocios, de empresas que están a favor de la naturaleza, de la conciencia, a favor de la vida, de manera desinteresada, son los que siguen y seguirán creciendo”.

En Grupo Colorines, destaca Granja, “entendemos que todos debemos asumir el compromiso de devolver y dar más al Planeta, evolucionando en conciencia, por ello, como empresa, estamos a favor del ser humano y de la madre naturaleza. Retornar algo de todo lo que hemos recibido, ser agradecidos”.

Como parte de dicho compromiso, contamos con desarrollos que se basan en la autosustentabilidad como lo son San Pedro Yucatán, San Gabriel Yucatán y Guaraná, Tierra Cancún. Cada uno cuenta con un Manifiesto que busca generar compromiso de todas las partes, nosotros como desarrolladores y los inversionistas, para proteger el entorno donde se ubican, respetar la fauna y flora del lugar, y construir aplicando tecnologías y materiales en pro de la protección ambiental. 

El hecho de que exista desde el origen la intención de proteger y convivir en armonía con la naturaleza, nos presenta como un Hub Inmobiliario consciente y consistente en nuestro discurso. Esto además, destaca Granja Peniche, “pasa porque queremos también apoyar a las comunidades que conviven en esos entornos. Y nuestro mensaje se multiplica, porque todos los que compren e inviertan en dichos desarrollos, se están alineando a nuestra visión y ampliando el alcance de lo que queremos lograr, que es que haya una evolución en el sector inmobiliario en la región, marcando una tendencia, una intención, para que podamos crecer todos en plena conciencia”.

“Al mismo tiempo, con estos proyectos, ponemos una alternativa de negocios donde los consumidores finales puedan no solo tener una inversión segura sino también, estar haciendo algo por los demás en donde ellos reciban un beneficio, pensando en el crecimiento económico como colectivo”, afirma Alejandro.

Es evidente que las tendencias a nivel mundial nos están guiando a crear, desarrollar proyectos, construcciones, que busquen el equilibrio y armonía con el entorno. Minimizar la huella humana, afectar lo menos posible. Lo que ahora se busca es convivir y crear. 

Definitivamente desarrollos como los mencionados en México y Dinamarca, el hecho de que un proyecto mexicano sea reconocido, deja ver que estamos en el camino correcto. Pero el compromiso debe aumentar y crecer, porque el Planeta así nos los está haciendo sentir. Estamos en el punto exacto en el que como individuos debemos pensar más en colectivo y comprender que si no trabajamos en pro de preservar, conservar, proteger el ecosistema, el mundo llegará a ser invivible para el hombre y la Madre Tierra reclamará sus espacios.

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo con tus amigos!